Sendero de navegación

Personas en riesgo: embarazadas

Los cambios en el sistema inmunitario de las embarazadas ponen a las mujeres, los fetos y los recién nacidos en mayor riesgo de desarrollar una enfermedad transmitida por los alimentos. Estas enfermedades pueden ser peores durante el embarazo e incluso provocar abortos espontáneos o partos prematuros. Ciertas enfermedades transmitidas por los alimentos, como listeria y toxoplasma gondii, pueden infectar al feto incluso si la madre no se siente enferma. Por este motivo, los médicos ofrecen a las embarazadas pautas específicas sobre qué alimentos deben o no deben consumir.

Consejos sobre mariscos

Las mujeres embarazadas o que pueden quedar embarazadas —además de las que amamantan y las madres de niños pequeños— deben tomar decisiones informadas en relación con el consumo de mariscos. El pescado es una fuente de proteínas, minerales y vitaminas de alta calidad que tienen muchos beneficios para la salud general. Sin embargo, es importante elegir pescados que sean seguros para consumir y ofrezcan beneficios para la salud. Siga las recomendaciones de la FDA y la EPA sobre cómo comer pescado usando este gráfico y una serie de preguntas y respuestas frecuentes para elegir opciones saludables y seguras.

Cocine muy bien los mariscos: todos los platos con mariscos deben cocinarse a 145 °F. Los mariscos crudos pueden contener parásitos o bacterias, incluida la listeria, que puede causar una enfermedad en las embarazadas y podría dañar a sus bebés. Esto significa que debe evitar:

  • Sushi
  • Sashimi
  • Ostras crudas
  • Almejas crudas
  • Vieiras crudas
  • Ceviche

Tenga cuidado con los mariscos ahumados: los mariscos ahumados refrigerados conllevan un riesgo muy real de padecer listeria. No consuma mariscos ahumados refrigerados a menos que sea en un plato cocido, como una cazuela, que alcanza una temperatura interna de 165 °F para matar gérmenes nocivos.

Los mariscos ahumados refrigerados, como el salmón, la trucha, el blanquillo, el bacalao, el atún o la caballa, suelen estar etiquetados como:

  • Estilo Nova
  • Lox
  • Curado
  • Ahumado
  • Charqui

Se puede comer mariscos ahumados durante el embarazo si son enlatados, no perecederos o si se incorporaron como ingrediente en una cazuela u otro plato cocido.

No beba jugo o sidra no pasteurizados

El jugo no pasteurizado —incluso el recién exprimido— y la sidra no pasteurizada pueden provocar una enfermedad transmitida por los alimentos. Estas bebidas se han relacionado con brotes causados por E. coli y otros gérmenes nocivos. Para prevenir una infección, elija una versión pasteurizada o vierta el jugo o la sidra no pasteurizados en un hervidor y hierva durante al menos 1 minuto antes de beber.

Evite la leche cruda, los quesos blandos elaborados con leche cruda y otros productos lácteos crudos

La leche cruda es leche de cualquier animal que no ha sido pasteurizada para matar las bacterias dañinas. La leche cruda —también llamada leche no pasteurizada— puede contener bacterias como campylobacter, E. coli, listeria, salmonela o la bacteria que causa tuberculosis. Para evitar contraer estas enfermedades transmitidas por los alimentos, consuma solo leche y productos lácteos pasteurizados, incluido el queso.

No consuma los quesos blandos que aparecen a continuación a menos que estén elaborados con leche pasteurizada. Asegúrese de que la etiqueta diga: "Elaborado con leche pasteurizada".

  • Brie
  • Feta
  • Camembert
  • Roquefort
  • Queso blanco
  • Queso fresco

El queso elaborado con leche no pasteurizada puede contener E. coli o listeria. En lugar de consumir quesos blandos, coma quesos duros como el cheddar o el suizo.

Las embarazadas deben prestar especial atención a los mercados agrícolas para asegurarse de que los quesos frescos y blandos estén pasteurizados.

Cocine bien los huevos

Los huevos poco cocidos pueden contener salmonela. Cocine los huevos hasta que las claras y las yemas estén firmes para matar los gérmenes. Si desea preparar una cazuela u otro plato que contenga huevo, asegúrese de cocinar el plato a una temperatura de 160 °F. Asegúrese de que los platos que contengan huevo crudo o poco cocido se preparen únicamente con huevos pasteurizados. No consuma platos que contengan huevos crudos, como:

  • Ponche de huevo casero
  • Masa cruda
  • Aliño casero para ensalada César
  • Tiramisú
  • Huevos benedictinos
  • Helado casero
  • Salsa holandesa casera o recién hecha

No consuma carnes precocidas y ensalada de mariscos (como embutidos de pollo o ensaladas de atún)

No compre ni consuma ensaladas de jamón, de pollo ni de mariscos ya preparadas, ya que podrían contener listeria. Estos artículos suelen encontrarse en las rotiserías.

No consuma brotes crudos

Los brotes crudos o poco cocidos, como alfalfa, trébol, frijol mungo y rábano, pueden contener E. coli o salmonela. Cocine muy bien los brotes.

Evite la carne de res y de aves de corral poco cocida

Se deben cocinar bien todas las carnes rojas y de aves de corral antes de su consumo. Se debe utilizar un termómetro para alimentos a fin de garantizar que las carnes rojas hayan alcanzado la temperatura interior mínima segura recomendada por el USDA. Visite la sección Temperaturas mínimas de cocción para obtener detalles específicos.

Respetar la temperatura interior mínima recomendada es importante porque las carnes rojas y de aves de corral pueden contener E. coli, salmonela, campylobacter o toxoplasma gondii.

Los CDC recomiendan las siguientes medidas preventivas para reducir el riesgo de contraer toxoplasmosis por el consumo de carnes rojas:

  • Cocine las carnes rojas hasta que alcancen la temperatura interior mínima segura recomendada por el USDA.
  • Congele las carnes rojas durante varios días a temperaturas bajo cero (0 °F) antes de cocinarlas para reducir significativamente las probabilidades de infección.
  • Lave las tablas de cortar, los platos, las encimeras y los utensilios con agua caliente jabonosa luego de manipular carnes rojas, de aves de corral o mariscos crudos o frutas y verduras sin lavar.
  • Lávese las manos con agua y jabón.

Recaliente los perros calientes y los fiambres

Aun cuando la etiqueta indique que la carne está precocida, recaliente estas carnes a una temperatura bien alta o a 165 °F antes de consumirlas. Estos productos cárnicos pueden contener listeria y su consumo no es seguro si no se recalentaron bien.

  • Perros calientes
  • Embutidos (carnes frías)
  • Fiambres
  • Salchicha seca o fermentada
  • Cualquier otra carne roja y de ave de corral estilo rotisería

Tenga cuidado al elegir patés y pastas untables a base de carne

No consuma patés o pastas de carne refrigerados de una charcutería o una carnicería o de la sección refrigerada de una tienda. Pueden contener listeria. Los patés o las pastas de carne que no deben refrigerarse antes de abrirse, como los productos en latas, frascos o bolsas selladas, son una opción más segura. Refrigere estos alimentos antes de abrirlos.

No coma masa cruda

La masa no cocida (cruda) puede causar una enfermedad. La harina no se ha tratado para matar gérmenes como el E. coli. Los huevos crudos pueden contener salmonela. Asegúrese de que la masa esté bien cocida antes de comerla.

Recursos adicionales

Seguridad alimentaria para embarazadas (FDA)

Listeria: Embarazadas y recién nacidos (CDC)

Fecha de la última modificación: