Sendero de navegación

Personas en riesgo: personas con sistemas inmunitarios debilitados

Un sistema inmunitario en buen funcionamiento trabaja para eliminar las infecciones y otros agentes extraños del cuerpo. Las personas con problemas de salud o que toman medicamentos que debilitan la capacidad del cuerpo para combatir gérmenes y enfermedades tienen más probabilidades de sufrir una enfermedad transmitida por los alimentos. Esto incluye, por ejemplo, personas con diabetes; enfermedad hepática o renal; VIH/SIDA; enfermedades autoinmunes; con trasplante de órganos; y personas que reciben quimioterapia o terapia de radiación.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados tienen más probabilidades de padecer una enfermedad más prolongada, ser hospitalizadas o incluso morir en caso de sufrir una enfermedad transmitida por los alimentos. Para evitar esto, debe tener especial cuidado al elegir, manipular, preparar y consumir alimentos.

Elija alimentos más seguros

Obtenga información sobre opciones de alimentos más seguras para personas con un mayor riesgo de contraer enfermedades transmitidas por los alimentos, incluidas las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Si tiene problemas de salud o toma medicamentos que debilitan su sistema inmunitario o si prepara alimentos para alguien que los tiene, siempre deberá seguir los cuatro pasos que aparecen a continuación a fin de reducir su probabilidad de sufrir una enfermedad transmitida por los alimentos:

Limpiar: lávese las manos y limpie los utensilios y las superficies con frecuencia. Los gérmenes pueden propagarse y sobrevivir en muchos lugares.

Separar: la carne de res, la carne de aves de corral, los mariscos y los huevos crudos pueden propagar bacterias causantes de enfermedades a los alimentos listos para comer, por lo que deben mantenerse separados.

Cocinar: los alimentos se cocinan de manera segura únicamente cuando la temperatura interna es lo suficientemente alta como para matar los gérmenes que pueden causarle enfermedades.

Enfriar: refrigere rápidamente los alimentos. Las bacterias que causan intoxicación alimentaria se multiplican rápidamente entre los 40 °F y los 140 °F.

Personas con cáncer

Las personas con cáncer tienen más probabilidades de sufrir una enfermedad transmitida por los alimentos debido a su sistema inmunitario debilitado. Los tratamientos para el cáncer y el proceso de la enfermedad lo hacen más susceptible a padecer muchos tipos de infecciones.

Personas con diabetes

La diabetes afecta distintos órganos y sistemas del cuerpo, lo cual hace que no funcionen correctamente y aumenta la probabilidad de sufrir una infección. Es posible que el sistema inmunitario no reconozca inmediatamente los gérmenes nocivos, lo que aumenta el riesgo de sufrir una infección.

Niveles de glucosa: los niveles altos de glucosa suprimen la función de los glóbulos blancos que combaten las infecciones, lo que aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad transmitida por los alimentos. Una enfermedad transmitida por los alimentos puede afectar los niveles de glucosa en la sangre porque la enfermedad influye con respecto a qué y cuánto se puede comer.

Tracto gastrointestinal (GI): la diabetes puede hacer que el estómago genere una menor cantidad de ácido digestivo. Además, es posible que los nervios no permitan movilizar los alimentos a través del tracto GI de manera rápida. Cuando el estómago aloja los alimentos por más tiempo del necesario, las bacterias comienzan a multiplicarse. Si la cantidad de bacterias no saludables en el estómago es demasiado elevada, puede provocar enfermedades de origen alimentario.

Riñones: por lo general, los riñones cumplen la función de purificar el cuerpo. Si la diabetes afecta la forma en que funcionan los riñones, estos pueden retener gérmenes nocivos.

Personas con VIH/SIDA

El virus del VIH daña o destruye el sistema inmunitario, lo cual hace que las personas que lo padecen tengan más probabilidades de contraer muchos tipos de infecciones, incluidas las que causan enfermedades transmitidas por los alimentos.

Pacientes trasplantados

El rechazo de órganos por parte del sistema inmunitario —la reacción natural del cuerpo a la "invasión de un elemento extraño"— es un problema grave para los receptores de trasplantes. Los receptores de trasplantes toman medicamentos para suprimir el sistema inmunitario a fin de evitar que ataque o rechace el órgano o la médula ósea trasplantados. Estos medicamentos son necesarios, pero uno de sus efectos secundarios es que aumentan las probabilidades de sufrir infecciones, como las causadas por los gérmenes de origen alimentario.

Personas con enfermedades autoinmunes

Las personas con enfermedades autoinmunes tienen más probabilidades de contraer enfermedades transmitidas por los alimentos, ya que sus sistemas inmunitarios no pueden combatir las infecciones de manera efectiva. Los tipos comunes de enfermedades autoinmunes incluyen la esclerosis múltiple (EM), la enfermedad intestinal inflamatoria (EII) y el lupus (LES).

Recursos adicionales

Seguridad alimentaria para las personas con diabetes (FDA) (versión en inglés)

Seguridad alimentaria para las personas con cáncer (FDA) (versión en inglés)

Seguridad alimentaria para las personas con VIH/SIDA (FDA) (versión en inglés)

Seguridad alimentaria para pacientes trasplantados (FDA)

Listeria: Personas con el sistema inmunitario debilitado (CDC)

Fecha de la última modificación: